Abogados de accidentes infantiles

 

Como padres, una de las cosas que más tememos en el mundo es una llamada de la escuela dándonos la noticia de que nuestro hijo ha sufrido un accidente. Lo más lógico es que los padres responsables quieran deshacerse tan pronto como sea posible del dolor que sienten sus hijos justo después se haber sido lesionados. Sin embargo, el proceso no termina allí. 

Los niños son más susceptibles de ser lesionados que el adulto promedio, en parte porque carecen de experiencia, pero también porque su naturaleza es mucho más impulsiva. Hay muchas razones de este tipo que pueden llevar a accidentes y lesiones para niños cuyos padres no están especialmente pendientes de su cuidado. Por ejemplo: cuando un niño ve un perro desconocido y siente el impulso de acariciarlo, el pequeño puede estar corriendo un grave riesgo de ser mordido y sufrir una lesión muy severa. Lo mismo puede suceder cuando niños muy temerarios trepan a sitios muy altos, se alejan mucho de los padres, o comienzan a merodear por sitios desconocidos sin acompañamiento. Todos estos casos suelen llevar a que los niños sufran accidentes y contraigan lesiones muy graves.

Las lesiones acarrean gastos médicos que son muy costosos, y que no se limitan sólo a los medicamentos, sino que también pueden implicar acondicionamiento del hogar, terapia psicológica y física, o algún otro tipo de tratamiento especial. Por todas estas razones, los representantes de un niño que ha sufrido un accidente tienen el derecho de exigir de sus compañías de seguro una compensación económica de las lesiones sufridas por el niño.

En Tu Abogado Ahora, contamos con un equipo altamente calificado de abogados profesionales que conocen toda la jurisprudencia y legislación de accidentes infantiles. Nuestros litigadores podrán asesorarte durante todo el proceso de demanda por compensación económica de las lesiones sufridas por el niño.

Determinar cuál es la parte responsable siempre es muy importante

Cuando se trata de niños, es importante que todos los adultos, ya sean o no sus representantes, actúen con un criterio razonable de cuidado. Las personas que no procuran tomar precauciones normales de seguridad suelen ser las responsables de que un niño que esté jugando contraiga serias lesiones como resultado de un accidente. Si esto sucede bajo el cuidado de esa persona, entonces es probable que esta sea tenida por responsable de las lesiones.

Dependiendo de la naturaleza del accidente infantil, algunas de las partes responsables de un accidente infantil pueden ser las siguientes:

  • Dueños de alguna propiedad en la que el niño ha sufrido el accidente.
  • Los fabricantes de juguetes en mal estado que hayan generado complicaciones de salud a un niño.
  • Los dueños de mascotas que han agredido físicamente a un niño.
  • Los oficiales de escuela que no han tomado las precauciones básicas para prevenir un accidente.
  • Los profesionales de la medicina que han sido descuidados atendiendo la salud de un niño.
  • Los motoristas en la vía que han provocado accidentes en los que ha resultado lesionado un niño.
  • Los fabricantes de equipos de juegos, como por ejemplo los que se encuentran en los parques públicos.
  • Los padres, guardianes, niñeras, cuidadores, etc.

Discernir dónde se encuentra la responsabilidad por la lesión sufrida por el niño siempre es un asunto delicado que amerita mucha examinación y cuidado. Buscar la ayuda de un abogado especializado en accidentes infantiles siempre es la decisión más adecuada e inteligente, ya que esto ayudará no sólo a obtener la compensación económica requerida, sino también a determinar cuál es la parte responsable de las lesiones que haya contraído el niño. Un abogado experimentado tiene el conocimiento necesario y todas las habilidades requeridas para investigar el incidente en cuestión, así como entrevistar a los testigos y construir un caso sólido de demanda por compensación económica.

Los casos de compensación económica varían según el accidente infantil

Cuando un niño resulta lesionado por las acciones o la falta de atención de un adulto, el representante del infante tiene el derecho de exigir los mismos tipos de compensación económica que corresponderían a un adulto. Por ejemplo, encontramos los siguientes entre los tipos de compensación más comunes:

  • Cobertura económica de los gastos médicos presentes y futuros.
  • Compensación por el derecho y sufrimiento del infante.
  • Compensación por toda clase de trauma mental del niño.
  • Pago por pérdida de ingresos futuros como resultado de alguna discapacidad.
  • Cobertura económica de cualquier gasto funeral en caso de una muerte culposa.

Sin embargo, a pesar de esto, la ley reconoce que los niños que han sufrido lesiones durante un accidente son diferentes de los adultos. Por ejemplo, un niño de menos de 18 años no puede emitir una demanda por lesiones personales. Esto sólo lo puede realizar un representante legal o padre en nombre del niño.

La ley también difiere en cuanto al grado de responsabilidad que se le asigna a los niños. Esto debe determinarlo un juez en la corte, quien habrá de considerar si el niño actuó en un sentido acorde con su edad durante el incidente que le provocó las lesiones, o si un grado inapropiado de negligencia puede ser atribuido al niño. 

Además, la ley ve la carga de responsabilidad diferente en el caso de un niño al de un adulto. Por ejemplo, si el dueño de una propiedad es conciente de que existe un peligro en ella que sea potencialmente dañino para los niños curiosos, como por ejemplo una piscina sin cercas, la corte puede llegar a considerar que el dueño de la propiedad es responsable por la lesión que sufriera el niño. Por otro lado, los adultos que se lastiman violando la propiedad de otra persona por lo general no pueden reclamar una compensación económica por sus heridas.

Algunos factores adicionales en la ley de California que aplican exclusivamente a los casos de lesiones infantiles incluyen:

  • Diferentes estatutos en cuanto a las limitaciones, dependiendo de la edad y lesión de la víctima.
  • Programación prioritaria de las fechas de la corte para niños de menos de 14 años.
  • Aprobación necesaria del juez para un acuerdo por lesión infantil.